En Colombia, ser empleado toda la vida ya es cosa del pasado. Según un informe del Global Entrepreneurship Monitor AGER de 2016 –considerado como el principal investigador de emprendimiento–, este país es el que tiene el más alto potencial de emprendimiento a comparación del promedio regional y global. De allí que no es de extrañar por qué, cada día, más y más personas se adentran a este ecosistema de negocio, dejando a un lado las formas tradicionales de trabajo.

El potencial emprendedor del país –que consiste en la capacidad e interés de las personas en crear un negocio propio– alcanza un 89% de actitud positiva de acuerdo al estudio, superando con creces el 50% que obtuvo Asia, el 47% de Estados Unidos y el 39% de la Unión Europea.

Esto es provocado por varias razones, como la situación económica nacional y mundial, el deseo de lograr independencia y rutinas diferentes y más flexibles, la escasez de oportunidades laborales bien remuneradas y hasta la influencia que ha generado la diversidad de emprendimientos innovadores que han aparecido en el mercado colombiano. Factores que motivan a los jóvenes a poner a prueba sus potenciales en cuanto a desarrollar sus ideas de negocio se refiere.

Y dicha situación no solo favorece a quienes incursan en esto. Como explica un estudio de la Corporación Financiera Internacional (ICF), las pequeñas y medianas empresas representan más de la mitad de los puestos de trabajo formales en el mundo. Mientras que en el caso específico de Colombia, según cifras del Ministerio de Comercio Industria y Turismo, las Pymes ocupan el 95% de las empresas nacionales, generando cerca del 65% de empleo en el país y superando el 35% de producción.

Ante tal beneficio que le aporta a la economía, en los últimos años han surgido iniciativas privadas y gubernamentales creadas para acompañar a los emprendedores en cada etapa del desarrollo de su idea, apoyando desde en la parte financiera, hasta en la educación y formación. Algunas de ellas son las Cámaras de Comercio, la aceleradora de startups digitales de Telefónica, Wayra Colombia, el Fondo Emprender del SENA y la Unidad de Gestión de Crecimiento Empresarial del Gobierno Nacional (INNpulsa), entre otras.

Pero, si la población está lo suficientemente entusiasmada y los panoramas actuales favorecen la creación de emprendimientos, ¿qué es  lo que causa que solo sobrevivan el 50% de los emprendimientos al cabo de tres años de su fundación? Según expertos, la falta de organización de tareas y estudios que les permitan sobrellevar los contratiempos.

Por ejemplo, en la cuarta edición del foro anual que reúne emprendedores nacionales e internacionales, el Colombia Startup & Investor Summit, entre sus conclusiones resaltó que, en general, los colombianos tienen buenas ideas y ofrecen productos o servicios de calidad pero se ven afectados ante el hecho de que carecen de buenas estrategias, preparaciones y estudios que les permitan alcanzar sus objetivos.

Por eso, si estás en medio de un emprendimiento o a punto de comenzar uno, en este texto te agruparemos cinco claves para lograr que tu idea sea parte del porcentaje que sí sobrevive en este arduo pero placentero mecanismo de negocio.

1. Tu producto o servicio, además de útil, debe sobresalir

Aunque parezca obvio decir eso, nunca está de más. En un ambiente donde surgen numerosos emprendimientos, competir en el mercado resulta una tarea más complicada de lo normal.

Entonces, si bien ya tienes en mente qué deseas desarrollar o estás decidiéndote en qué emprender, debes asegurarte que lo que vayas a ofrecer al público le resuelva algún problema o necesidad en específico.

Para lograrlo, es importante conocer muy bien cómo es el mercado al que  deseas apuntar, tanto quiénes pueden ser tus potenciales clientes, hasta qué es lo que necesitan para mejorar su cotidianidad. De qué formas puedes, literalmente, cambiarle la vida. Y esto no solo te servirá para ofrecerles lo que necesitan, sino para saber qué tan rentable resulta para ti y tu nuevo negocio.

Sin embargo, no bastará con entregarles algo que requieran, sino que este producto o servicio debe sobresalir por el resto de tu competencia (que seguramente tendrás); lo que en eCommerce se conoce como Unique Selling Proposition: una propuesta única que motivará a los clientes a acudir a tu oferta y no a la de los demás por más que se asemejen.

Un ejemplo en Colombia es el portal web de venta de productos para mascotas, www.ciudaddemascotas.com, que surgió en 2013 con el propósito de ofrecerle a los dueños de mascotas un amplio catálogo, con mejores precios y atención personalizada con veterinarios calificados, que además les brindara la comodidad de no tener que moverse hasta una tienda para obtenerlos. Su éxito fue tal que, hoy en día, cuenta con más de 70.000 registros.

2. Aclarar los propósitos

Sí. Sabemos que para ti un gran objetivo es hacer que el negocio sea rentable por sí mismo y que además genere buenas ganancias, preferiblemente, a corto plazo. Pero, si queremos que la idea realmente sea exitosa, el propósito no debería ser el dinero. Sin quitar su indiscutible importancia, claro está.

Estando muy relacionado con el punto anterior, las buenas ideas siempre resultan atractivas por la convicción con las que se proyectan. Las personas siempre elegirán aquello por lo que se sienten identificadas.

Si lo que ofreces está realmente diseñado para satisfacer a tu público, ya que te sientes incluso parte de ello, los clientes sentirán pertenencia por eso.

Ahora bien, si lo que ofreces es productos de mecánica te preguntarás cómo es posible lograr que tu potencial público se sienta conectado con eso. Allí el reto estará en la forma en cómo se proyectan. Recuerda que no todos los emprendimientos sobresalen como tal por el producto en sí, sino por un servicio diferenciador que les hace la vida más fácil a las personas.

Aunque esto no solo te servirá con los clientes, sino también con el equipo que integre tu emprendimiento. Un propósito que vaya más allá del dinero y se enfoque en la experiencia de los individuos, los hará sentirse atraídos y hasta inspirados.

3. Valora el capital humano, incluso el tuyo mismo

Uno de los mayores errores en emprendimientos es que no se conforma un equipo de trabajo sino que los emprendedores asumen todas las labores del proyecto, y aunque esto no significa que sea imposible hacerlo, si dificulta el conseguir los objetivos.

También existen quienes piensan que inmiscuirse en este mundo hará que se disminuya su carga de trabajo y, la verdad, no existe nada más equivocado. La vida de los emprendedores, al ser quienes llevan las riendas de su iniciativa, está llena de largas jornadas de labor, más al considerar que dependiendo de qué tanto se comprometan, se lograrán los resultados deseados.

Por eso, es importante rodearse de personas que no solo aporten al logro de los objetivos, sino que impriman en el equipo ganas de superación. Así, podrás asignar a cada una lo que mejor sepan hacer en pro del emprendimiento y esto se traducirá en beneficios.

Pero, además de formar un equipo, debes ofrecerle constante preparación y educación porque, gracias a la actualidad mundial y su avance, a diario surgen nuevas herramientas y técnicas que pueden servir en tu emprendimiento. Una muestra de ello son las formas de comunicación y cómo a diario se reinventan.

Por otro lado, a los inversionistas siempre les llamará más la atención una iniciativa impulsada con un buen equipo integrado, que a alguien sobrecargado de trabajo que pueda no dar abasto.

4. Toma acciones y sé perseverante

El camino del emprendimiento es largo y tortuoso puesto que, como todo en la vida, se presentarán obstáculos que complicarán el alcance de las metas. Es por eso que es importante que el objetivo principal de una iniciativa no se centre únicamente en la generación de dinero, sino en ideales de superación o de cambiar la realidad de las personas.

Al ser así, se puede mantener un enfoque persistente y acciones a tomar claras que no se derrumbarán en casos de dificultades ni pérdidas monetarias, sino que aprenderán de dichas situaciones para seguir trabajando en conseguir el éxito. Además, tener un pensamiento creativo y estratégico, abierto a cualquier situación que se pueda presentar, evitará que el proyecto se estanque innecesariamente.

5. No dejes de buscar las oportunidades

Si en general uno no debe dejar ir las oportunidades, mucho menos en el mundo del emprendimiento ya que están son las que permitirán, en gran medida, la expansión de las iniciativas.

Al mismo tiempo se deben aprovechar los recursos disponibles, desde a quiénes conoces tú y tus allegados que pueden beneficiar tu emprendimiento, hasta conseguir los apoyos que ofrecen las impulsadoras que existen hoy en día.

El programa INNpulsa, por ejemplo, surgió para que empresas innovadoras logren redefinir la economía del país con el propósito de conseguir que, en 2018, Colombia se convierta en una de las economías “más innovadoras y competitivas de América Latina”. De allí que entre sus funciones esté el ofrecer financiamiento para emprendimientos que prometan influir positivamente en la economía y cultura del país.

¿Y cómo lograr que estos programas apoyen tu emprendimiento? Sencillo: Poniendo en práctica cada uno de los puntos mencionados.

Tomado de gestiopolis.com